Archivo de febrero, 2014

 

Las cosas que sí debes de hacer con tu hijo

 
24/02/2014

Lo que piense cada niño de sí mismo dependen de los mensajes que le den los padres. También su autoestima, el hecho de sentirse querido o valorado, la confianza en sí mismo, su propia motivación… El desarrollo positivo de los hijos están en sintonía con los gestos de afecto, dedicación, frases, palabras y comentarios que los padres les dirijan cada día.

Practicar el refuerzo positivo hace más feliz a los niños y solo hay que educar basándose en hacer énfasis en las cosas buenas que hacen a diario.

Mónica Serrano Muñoz explica las cosas que sí se deben decir a los hijos para se desarrollen de forma feliz y positiva. Ella es psicóloga, especialista en acompañamiento psicológico y emocional de personas que se encuentran en etapas de su vida relacionadas con el ámbito perinatal. Posee formación específica de doula y en asesora de lactancia. Es la autora del Blog Psicología Infantil y Crianza con Apego y formadora experta de Pedagogía Blanca. Actualmente ofrece formación (presencial y on line) para padres y profesionales sobre temas relacionados con la maternidad y crianza respetuosa.

Mensajes reconfortantes

Con un ejemplo Mónica Serrano ilustra los beneficios que aporta enviar mensajes positivos a nuestros hijos: «Para comprender la importancia de los comentarios positivos —dice— hacia nuestros hijos, vamos a reflexionar primero sobre una cuestión: ¿Qué comentarios os gusta a vosotros recibir de parte de vuestra pareja, amigos o jefes? Seguramente todos estemos pensando frases parecidas: te quiero, qué bien lo has hecho, me encanta estar contigo…».

A todos nos gusta que nos digan el valor que tenemos para otras personas.

Puesto que una importante parcela de lo que nosotros pensamos sobre nosotros mismos parte de la información que recibimos de los demás, a todos nos gusta que nos transmitan el valor que tenemos para otras personas. Esto constituye un refuerzo a nuestra autoestima que resulta muy reconfortante.

En el caso de los niños pequeños, su identidad personal, su autoconcepto y su autoestima están en pleno proceso de desarrollo. Estos aspectos de la personalidad del niño son el resultado de un proceso activo de construcción por su parte a lo largo de todo su desarrollo. Inicialmente, el autoconcepto de los niños suele basarse en la información que extrae de experiencias concretas y aisladas, basándose en evidencias externas y cambiantes.

Así pues, la información y valoración que de sus actos reciben del exterior son la base de la construcción del autoconcepto y la autoestima de los niños.

Además, es importante no dar por hecho que nuestros hijos conocen nuestros sentimientos y lo que pensamos de ellos, pues el niño pequeño basa su conocimiento en su experiencia concreta sobre el mundo. No es hasta más adelante cuando su nivel de desarrollo le permitirá hacer inferencias, captar estados emocionales sutiles e interpretar situaciones abstractas.

Seis hábitos para que crezcan felices

—Por ello, los comentarios positivos que los niños reciben por parte de sus padres son esenciales para la construcción de una autoestima positiva. En este sentido, se hace imprescindible transmitir de forma explícita nuestras emociones y valoraciones hacia nuestros hijos.

—Nosotros sabemos lo mucho que queremos a nuestros hijos. Se lo demostramos a diario con nuestros juegos, cuidados y acompañamiento. Sin embargo, es importante verbalizar un «Te quiero». De este modo estamos transmitiendo de manera inequívoca nuestros sentimientos y así los recibe el niño.

—Es fundamental expresar a los niños comentarios que refuercen su sensación de autoeficacia: «Tú puedes» o «Lo vas a hacer muy bien» son comentarios que transmiten al niño nuestra confianza en sus capacidades, lo cual incrementa su confianza en sí mismo y le motiva a seguir adelante.

—Es importante, no obstante, transmitir un optimismo realista, sin caer en la exigencia de acciones o actitudes para las que todavía no están preparados.

—Es esencial transmitir al niño su valía personal, que son personas únicas, importantes y maravillosas y que a nosotros nos hace enormemente felices ser sus madres/padres y que ellos sean nuestros hijos.

—Dedicar un tiempo cada día a comunicarnos positivamente con nuestros hijos es una experiencia muy satisfactoria, enriquecedora y beneficiosa para toda la familia.

Vía@AulaIdeas

Fiestas Infantiles, algunas ideas acorde a la edad

 
05/02/2014

Buenos días, hoy os queremos mostrar algunas actividades infantiles que se pueden realizar en cumpleaños, bodas o cualquier otro evento en el que un grupo de niños esté presente.

Para organizar una fiesta de cumpleaños divertida, no hace falta mucho presupuesto, tan solo se necesitan algunas ideas para hacer juegos sencillos y divertidos, si no siempre se puede contratar un profesional del sector pero hoy, el artículo no va de promocionarnos como empresa por lo que pasamos directamente a algunas ideas.

¡Vamos a ello!

Juegos para niños de 2 años

Guiñol: Elegir un mueble que sirva de escenario (valdrá una mesa estrecha con un mantel que caiga por delante hasta el suelo). Los personajes pueden ser marionetas de mano auténticas o muñecos de la casa. Ojo: que no falte una porra y que el malo acabe apaleado.
¡Mío, mío!: El padre se sienta en una silla y mete varios muñecos debajo (en el suelo). Los niños intentarán quitárselos mientras todos (papá y niños) gritan ¡mío, mío!. Papá tiene que dejarse engañar… y rabiar cada vez que algún niño consiga robarle un objeto.

Juegos para niños de 3 a 4 años

Cocodrilos: Extender una tela bien grande en el suelo. Alrededor se sientan los niños y se tapan las piernas. Un adulto se mete debajo de la tela (de cuerpo entero) y empieza a reptar como un cocodrilo. Tocará los pies de los niños (para hacerles reír). Acabará por seleccionar los de uno, del que tirará hasta meterlo bajo el paño. Ahora ya hay dos cocodrilos. El juego finaliza cuando no queda ningún peque fuera del lienzo.
Bolas saltarinas: Hay que pintar en el suelo una línea con tiza. Después situar una palangana grande, a dos metros de distancia de la línea. Cada niño se coloca al pie de la raya trazada con tres bolas de tenis en las manos. ¿Quién conseguirá meter más pelotas en la palangana?…

Juegos para niños de 5 a 6 años

Caja revoltosa: Se colocan todos en círculo. El animador encaja una caja vacía de cerillas (por la cubierta) en su nariz y se la pasa, sin tocarla con los dedos, a la nariz del niño que tiene a su derecha. Cada pequeño hará lo mismo con el siguiente, hasta completar el corro.
Pasa el paquete: Preparar un paquete con varios envoltorios. Entre cada envoltorio y el siguiente, colocar un cromo o un regalo plano. Situar a los niños en redondo, poner música y hacer circular el paquete. Cuando pare la música, el pequeño que tenga el paquete le quita la primera envoltura y se queda con el regalo. Hay que detener la música con tino para asegurarse de que todos los chicos consiguen su obsequio.

Juegos para niños de 7 a 10 años

Tesoro escondido: Meter muchas monedas de chocolate en una bolsa y esconderla bien. Entregar por escrito a los niños la primera pista, que les conducirá hasta la siguiente y esa a las sucesivas. Hay que ocultarlas en lugares interesantes (bajo tierra, en la rama baja de un árbol…) y redactarlas en forma de adivinanza (para intrigarles). La última conducirá al tesoro, que, una vez encontrado, deberá ser compartido por todos los invitados.
Gymkhana: Un tramo corriendo, otro en carrera de sacos, otro a la pata coja, otro andando agachaditos… Lo importante es llegar al final (así todos tendrán derecho a premio).

ω Esperamos que os hayan gustado, para cualquier sugerencia podéis escribirnos en nuestro blog, nos vemos en el próximo post 🙂

Vías: @ArcoIris @SerPadres