actividades-extraescolares
06/05/2013

Las actividades extraescolares son aquellas que se realizan fuera del horario escolar y tienen como finalidad potenciar el desarrollo físico, intelectual y social de los niños y jóvenes.

Los niños pueden realizar cualquier tipo actividades: deportivas, culturales, de aprendizaje en determinadas materias o habilidades o simplemente de entretenimiento.

A continuación marcamos los principales beneficios para su desarrollo integral:

1-Adquieren un mayor y mejor control sobre su tiempo, aprenden a organizarse.

2-El realizar otras actividades aparte de la escuela los lleva a establecer hábitos de estudio.

3-Tienen la oportunidad de conocer ambientes diferentes.

4-Las actividades extraescolares les ayudan a socializar.

5-Las actividades físicas por ejemplo mejoran la coordinación motriz, los reflejos, les proporcionan mayor resistencia, agilidad, fuerza, elasticidad.

6-Las actividades artísticas sirven para que los niños sepan otras formas de expresarse y comunicarse; desarrollen su inteligencia músical y sentido del ritmo;
adquieren mayor destreza oral, manual y visual, estimulan su creatividad e imaginación, alcanzan mayor confianza en si mismos.

7-Estimulan la sana competencia.

8-Trabajan el respeto y la tolerancia hacia los demás y las reglas del juego.

9-Adquieren la capacidad del trabajo en equipo.

10-Estimulan le lectura y escritura.

11-Se desarrolla el auto control, trabajan la integridad, honestidad, autodisciplina y constancia.

12-Se adquiere mayor concentración y memorización.

13-Enseñan a tomar decisiones, asumir responsabilidades, superar errores y disfrutar de los aciertos.

14-Ayudan a liberar sanamente la energía, divierten y relajan.

15-Refuerzan y se adquieren mayores conocimientos.
¿Qué puntos debo considerar antes de inscribir a mi hijo/a?

Los beneficios que tienen para nuestros hijos esta clase de actividades están muy relacionados a los objetivos que queremos alcanzar.

Explicamos algunos ejemplos demostrativos:

– Porque en esos horarios estoy trabajando y no puedo cuidarlo, así que busco algo en lo que se entretenga.

– Para complementar su formación integral al desarrollar sus otras habilidades.

– Como un refuerzo para un mayor rendimiento escolar, tal es el caso cuando los chicos toman clases de inglés, matemáticas o alguna otra materia ya que
en la escuela están atrasados o bien porque le gustan y quieren aprender más.

– Como terapia para algún problema de atención y conducta como el Síndrome de Hiperactividad, Déficit de Atención, etc.
Otros factores a tener en cuenta

– Por supuesto edad, carácter, habilidades, intereses y gustos. Educadores consideran que la edad ideal para inscribir al niño en un curso o taller es a partir de los 4 años.

– Si queremos que el curso dé resultados en nuestro hijo, antes de inscribirlo debemos hablar con el, preguntarle su opinión, hablarle de los beneficios, preguntarle cual sería de su interés; ya nosotros tomando en cuenta sus habilidades y actitudes decidiremos si es conveniente o no su elección y darle más alternativas.

– Buscar ofertas: Hoy en día existe una amplia lista de opciones por elegir para el tiempo que los chicos están desocupados, incluso en las mismas instituciones
educativas ofrecen cursos por las tardes como un apoyo para regularizar al chico o simplemente para desarrollar y potenciar sus habilidades.

-Instituciones publicas y privadas ajenas a la escuela también ofrecen actividades que pueden resultar muy atractivas para los niños y jóvenes, tal es el caso de los Unidades deportivas y casas de la cultura; por el lado partícular hay escuelas de artes marciales, de idiomas, artes plásticas, baile y canto, robótica, en fin toda una gama de oportunidades enfocadas a su desarrollo personal.

– Si te interesó alguna institución en particular investiga su reputación, las medidas de seguridad e higiene, capacitación del personal, etc.

– Otro factor imporante es el horario, ya que por mucho que al chico le guste el curso no debe dedicarle más de dos horas al día pues tiene que alternarlo con sus labores escolares y del hogar, además le debe quedar tiempo para descansar y convivir con su familia y amigos; todo esto es posible si existe una organización y constancia para cumplir horarios.

– El número de clases a la semana es otro punto para elegir un curso extraescolar, es aconsejable que máximo sean tres días a la semana, realizarlo a diario lo dejaría sin energía para llevar a cabo otras actividades y a largo plazo puede causarle aburrimiento o estrés y desde luego ese no es el fin.

– El costo: Generalmente y sobre todo en las instituciones públicas los costos de inscripción y mensualidad son muy accesibles e incluso ofrecen becas a las escuelas. Los cursos generalmente duran algunos meses, tiempo suficiente para que el alumno se de cuenta si desea continuar o no, aunque eso también va a depender del interés y el apoyo que los padres le brinden.

– Antes de inscribir a tu hijo, llévalo a una clase de prueba.

Autor: Luis Domenech Garcia