15/11/2017

Como tantas otras costumbres navideñas, cada 6 de Enero, en la mayoría de las mesas de los españoles hay un delicioso postre, que se ha convertido en el protagonista indiscutible. El tradicional roscón de reyes.

Los expertos confiteros apuntan que el famoso roscón de reyes ya se preparaba miles de años antes, aunque no con la forma y los ingredientes que conocemos en la actualidad, con el objetivo de celebrar una festividad pagana, que terminaba el 25 de Diciembre.

Tras finalizar los trabajos del campo, los romanos celebraran ‘Las Saturnales’, una festividad en homenaje al dios Saturno, protector de la agricultura y las cosechas, en las que se celebraba, durante una semana, el inicio de la luz, y se despedía el periodo más oscuro del año.

Durante estos días, los romanos consumían una gran variedad de dulces y licores. Pero, concretamente, se elaboraban unas tortas redondas, hechas con calabaza, miel, higos y dátiles, que se repartían entre los esclavos y los plebeyos.

Y aunque los ingredientes han cambiado a lo largo de la historia, lo que sí que se ha mantenido, desde entonces, es la costumbre de introducir dentro del roscón un haba, aunque con un significado diferente, ya que para los romanos era un signo de prosperidad y abundancia. Asimismo, se dice que quien encontraba el haba era nombrado Rey de la fiesta o Rey de Reyes y, por tanto, podía gobernar a su antojo durante varios días, aunque siempre en tono burlesco.

De acuerdo con algunos pasteleros, los roscones de Reyes fueron popularizados en España por la dinastía Borbón. Se cree que el rey Felipe V de España fue el que trajo este dulce a nuestro país y, poco a poco, se fue convirtiendo en una de las costumbres más populares.

Lo cierto es que mucho ha cambiado el roscón de Reyes desde la época de los romanos. Se ha dejado atrás el relleno de frutos secos para dar paso al de nata y trufa. Además, el haba ha sido relegada a un signo de mala suerte, ocupando su posición de prosperidad, la figurita de cerámica.

Aún así, este tradicional postre sigue siendo el dulce estrella del día de Reyes. Por eso, dejamos una receta para aquellos atrevidos que prefieran elaborar su propio roscón de Reyes:

Ingredientes:

300 Gramos de Harina de trigo
100 Gramos de Azúcar
3 Unidades de Huevos
60 Gramos de Mantequilla
1 Taza de Leche
1 Chorro de Ron
1 Chorro de Esencia de Vainilla
20 Gramos de Fécula de maíz
20 Gramos de Levadura seca
100 Gramos de Leche

Pasos:

  1. Calienta la taza de leche hasta que quede tibia y mezcla junto con la levadura hasta que esta se disuelva, esto con el fin de activarla más rápido.
  2. En una superficie plana, haz una corona con la harina y en el centro coloca la mitad del azúcar, puedes colocar al gusto ralladura de limón o naranja para aromatizar el roscón.
  3. Agrega la leche junto con la levadura, un huevo y la mantequilla.

4. Integra todos los ingredientes desde el centro para evitar que               los líquidos se salgan.

  1. Cuando ya estén integrados y tengas una masa debes amasar durante 10 minutos hasta conseguir una mezcla homogénea y suave pero que aún se pegue un poco a la mesa. Para que el roscón de Reyes casero quede bien suave deja leudar la masa durante 1 hora en un lugar cálido.
  2. Pasada la hora coloca la masa en una superficie plana con un poco de harina. Aplasta la masa para sacar el aire y forma dos bolas, en el centro entierra tu dedo y agranda el hueco con la ayuda de tus manos hasta que formes el roscón del tamaño deseado. Llévalos al horno a 170ºC durante 25 minutos o hasta que estén dorados.
  3. Mientras los roscones están en el horno prepararemos la crema pastelera. Para esto debes calentar los 100 gramos de leche hasta que llegue a ebullición.
  4. Al tiempo debes batir las yemas junto con el azúcar y la fécula de maíz hasta que queden bien espesas. Una vez la leche esté en ebullición agrega un poco de esta a las yemas sin dejar de batir. Luego agrega todo de nuevo a la olla y calienta hasta que espese.
  5. Una vez los roscones estén horneados y fríos los abrimos por la mitad y los rellenamos con la crema pastelera que preparamos previamente y decoramos los roscones con cerezas al gusto.

¡Buen provecho!

Tania López Blesa

valenciaextra.com